• Martes, 10 de Diciembre del 2019
    Santoral de Hoy: N. Sra. de Loreto, Eulalia
 





























 
 
  • Posteado por Webmaster el 30 Nov 2009
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No evaluada todavía)
    Cargando…

Escrito por Fernando Salinas M. en www.Cauquenino.com

Con mucho asombro, hemos conocido el pronunciamiento de la segunda sala de la Corte de Apelaciones de Talca, rechazando los recursos de protección que se interpusieron contra la Corema del Maule por la aprobación del proyecto Termoeléctrica Los Robles en el sector Faro Carranza, en el límite de las comunas de Constitución y Chanco.

En el punto 9 de la resolución de la Corte (por el recurso interpuesto por 600 personas de Chanco), dice respecto de la resolución de la Corema: “Es decir, formalmente, el Estudio de Impacto Ambiental, su proceso de evaluación y aprobación y por tanto la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) Nº 214.2008, cumple con la normativa legal ambiental, no presentando defectos formales que le puedan ser reprochados o que afecte su legalidad.

Tampoco se aprecia arbitrariedad en el Actuar de la COREMA VII Región, desde el momento que se cumplieron todos los pasos que la Ley Ambiental exige, dando los diversos servicios públicos participantes, explicación sobre la razón de su decisión.”

Es evidente que la resolución Corte se fundó en aspectos meramente formales, sin ver el fondo del problema. Tampoco consideró el hecho de que se trata de un proyecto que afecta de manera radical al medio ambiente y a la calidad de vida de miles de personas. No obstante, estos dos puntos fueron expuestos por el Ministro Don Rodrigo Biel Melgarejo, Presidente de la segunda sala, quien no estuvo de acuerdo con el fallo, expresando que “si bien se ha dado cumplimiento formal a la normativa legal ambiental por lo que debe, necesariamente, concluirse que no hay ilegalidad, a su parecer no se agotaron todas las discusiones ambientales de fondo, pudiendo haberse ordenado los estudios que el derecho comparado nos indica, del todo necesarios para mitigar los efectos de la contaminación ambiental, que se producirán de todas maneras, lo que a su entender constituye una arbitrariedad”.

Además, el Ministro Biel se refiere a los conceptos de protección y cautela respecto de la naturaleza. En el caso de la protección sostiene que “Sin embargo la protección es insuficiente si no se contempla la eventualidad de que haya daño, debiendo agregarse a los conceptos ya mencionados, el de recuperación del medio dañado y, mas recientemente, el de mejora de la calidad del medio ambiente, es decir, no basta con conservarlo, no basta con protegerlo, no basta con restaurarlo, sino que debe adelantarse e introducirle mejoras (Medios de Impugnación de las Resoluciones de Calificación ambiental, Memoria de Prueba Universidad de Talca), lo que este ministro de prevención estima insuficientemente logrado en las fases de estudio”. Más adelante, y en relación al principio de cautela cita a los autores McIntyre y Mosedale en su libro The precautionary principle as a norm of customary international law: “las limitaciones de la ciencia para predecir de manera anticipada y con exactitud los daños que puede sufrir el medio ambiente y la posibilidad de alternativas tanto de procesos, como de productos menos dañosos y a esa ausencia de verdad científica, debe ceder paso a la verdad social, es decir cimentada sobre la decisión de los ciudadanos”.

Luego sostiene: “por lo que resultaba del todo conveniente agotar el análisis de lo que señala la comunidad, que en este caso, se verá afectada”.

Por último, el Ministro Biel señala la declaración que los jueces hicieron en un simposio en la ciudad de Johansburgo, entre el 18 y el 20 de agosto de 2002, donde acordaron “que los jueces reconocen que la rápida evolución de los acuerdos ambientales multilaterales, las Constituciones y los Estatutos Nacionales relativos a la protección del medio ambiente requiere cada vez en mayor medida que los tribunales interpreten y apliquen los nuevos instrumentos jurídicos de forma coherente con los principios del desarrollo sostenible”.
En lo personal, me queda claro que la visión del Ministro Biel está en concordancia con los sucesivos conceptos ambientales que la humanidad ha debido incorporar, en forma urgente, los últimos años. Temas como calentamiento global, cambio climático y huella de carbono son consideraciones completamente nuevas y obedecen a una cuestión tan seria como la sobrevivencia de nuestra especie. Concuerdo totalmente con lo expresado por el Ministro Biel respecto de la relevancia de la decisión de los ciudadanos, que en el caso de la Termoeléctrica Los Robles ha sido contundente, aunque no haya sido escuchada por los otros ministros de la sala.

Sin embargo, otras instancias han sido capaces de comprender lo que realmente está en juego. Recientemente la Comisión de la Cámara de Diputados que está investigando el proceso de aprobación del proyecto Los Robles emitió su informe y en él se validan totalmente las objeciones que siempre sostuvo la ciudadanía, más aún, se plantea que en este Estudio de Impacto Ambiental hubo irregularidades impresentables. El Presidente de la Comisión, diputado Roberto Sepúlveda, expresó:

“En resumen, creemos que aquí ha habido situaciones muy oscuras, muy lamentables y nosotros vamos a ejercer nuestra función fiscalizadora”, prosiguió el diputado, manifestando que “vamos a colocar los antecedentes en manos de la Contraloría General de la República, del Ministerio Público y también del Consejo de Defensa del Estado (…) ese Estudio de Impacto Ambiental, a nuestro juicio, debiera ser absolutamente nulo”, concluyó.

Aprobar una termoeléctrica a carbón de esta envergadura en las circunstancias que vive hoy el planeta es un acto cavernario, independientemente del daño directo e irreversible que se provocará a la región (la cantidad de CO con efecto de invernadero, debido a este proyecto, aumentará en un 44% lo emitido por toda la Región del Maule). A pesar de este fallo adverso, el movimiento ciudadano al que pertenezco, Acción Ciudadana Prodefensa de la Costa del Maule (www.losrobles-no.cl), no va cesar en su lucha contra las intenciones de la empresa AES Gener S.A. de instalar esta termoeléctrica en nuestra costa.

Nuestro movimiento seguirá interponiendo todos los recursos legales que tenemos a disposición, acudiremos a todas las instancias posibles y, desde luego, a los organismos internacionales pertinentes. Sabemos que tenemos la razón.

  •  
 
 


Comentar la noticia